En junio se celebran las fiestas del Gay Pride y su epicentro es Chueca, conocida por ser el barrio gay de Madrid y uno de los más reconocidos a nivel mundial.

Sin embargo, Chueca es eso pero también es mucho más. En sus calles se han fraguado historias de amor como la de Simón Bolívar. Además, se han filmado películas que se han convertido en culto como las de Pedro Almodóvar. Esto solo por mencionar un par de sucesos que nos dejan con la boca abierta y que tienes que conocer.

Tertulias y arte

El estudio se encuentra a un costado del Palacio Longoria, ubicado en la calle Pelayo y la calle de Fernando VI.

El pintor cordobés Julio Romero de Torres tuvo su estudio en el número 61 de la calle Pelayo del barrio de Chueca. Pasó una parte de su infancia en las estancias del Museo de Bellas Artes de Córdoba, del cual su padre era director. Sin embargo, llegó a esta ciudad y se instaló en Chueca al ser nombrado profesor de Dibujo Antiguo de la Escuela de Bellas Artes de San Fernando.

Los 14 años que tuvo el estudio en la calle de Pelayo, fueron años de “producción de obras esenciales, años de tertulias y de contacto con intelectuales”, explica un texto del Ayuntamiento dedicado al pintor.

Además, aquí se filmaron, en el año 1926, varias escenas de la película “La Malcasada” en las que actuaron, entre otros, el propio pintor, Valle Inclán, Azorín o el torero Sánchez Mejías”. Sus pinturas –una gran parte de su obra está dedicada a fotografiar a la mujer andaluza– hoy forman parte de distintos acervos como el del Museo Reina Sofía.

El libertador de América se casó en este barrio

En las calles de Libertad y la Gravina se casó el libertador de América.

Aquí Simón Bolívar se casó con María Teresa del Toro y Aleyza. Ella era una joven aristócrata madrileña que dicen, le robó el corazón al líder de la lucha para que Bolivia, Ecuador, Perú, Venezuela y Colombia lograran su independencia.

En la confluencia de esas calles se puede ver una placa que reza: “El 26 de mayo de 1802, en la parroquia de San José que se levantaba en el solar que ocupa esta casa, Simón Bolívar contrajo matrimonio con María Teresa del Toro”. La placa fue colocada en mayo de 1969.

Chueca es uno de los lugares favoritos de Pedro Almodóvar

La Taberna de Ángel Sierra es representativa de Chueca y locación de “La flor de mi secreto”.

El Barrio de Chueca ha sido escenario para las cintas del director manchego, uno de los más reconocidos a nivel internacional. La plaza de Chueca es donde Ricki (Antonio Banderas) acude a conseguir de manera ilegal drogas para abatir el dolor de muela de la actriz porno que acaba de secuestrar, Marina (Victoria Abril).

En la taberna de Ángel Sierra (ubicada a un costado de la plaza), Leo (Marisa Paredes) se abruma por la congoja que le provoca su crisis matrimonial y pronuncia en “La flor de mi secreto” una de las frases más emblemáticas del director manchego: “Ay, Betty, excepto beber, qué difícil me resulta todo”.

En el número 88 de la calle de Hortaleza se encuentra el convento de las Recogidas de Santa María Magdalena, en donde la madre superiora (Julieta Serrano) y Sor Rata (Chus Lampreave), Sor Estiércol (Marisa Paredes), Sor Perdida (Carmen Maura) y Sor Víbora (Lina Canalejas), ofrecen refugio para chicas descarriadas y además, conviven con sus adicciones y pasiones.

La Plaza del Rey

Es una de las joyas que esconde Chueca. Delimitada por la calle Barquillo y la de las Infantas, se encuentra a un costado del primer tramo de la Gran Vía. Entre las curiosidades de la plaza, se encuentra “Lugar de Encuentros II”. Esta es una escultura de Eduardo Chillida, el escultor vasco considerado uno de los más representativos del siglo pasado. La escultura forma parte de una serie en la que el autor explora el hormigón como un nuevo material.

Unos reyes están enterrados en el barrio

El convento fue mandado a construir por la misma Bárbara de Braganza.

Los reyes Bárbara de Braganza y Fernando VI están enterrados en el Convento de las Salesas Reales. El espacio se encuentra ubicado al este de Paseo de Recoletos y está delimitado por las calles del Barquillo, Fernando VI y la calle de Génova. Fernando VI –junto con Felipe V– es uno de los dos reyes que no se encuentran enterrados en la Cripta Real del Monasterio de El Escorial. Ahí se encuentran todos los reyes y reinas de España de las dinastías de Austria y Borbón.