Del 8 al 11 de agosto tendrán lugar las fiestas de San Lorenzo, en el castizo barrio de Lavapiés. Una celebración que incluye la tradicional procesión en honor al santo en cuestión y que deriva en la verbena de la calle de Argumosa y en varios concursos de trajes y bailes. 

Lavapiés, barrio que en sus orígenes fue ícono del casticismo madrileño, se distingue hoy por su diversidad cultural. Estos son algunos de los muchos lugares interesantes que te podrás encontrar al pasear por sus calles.

 

Pablo Picasso

Pablo Picasso, uno de los mayores pintores españoles de la historia, puso los pies en Madrid durante un periodo breve de tiempo, que comprendió nueve meses entre 1897 y 1898, cuando tenía 16 años y estudiaba en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando. En el centenario de su nacimiento, en octubre de 1981, el Ayuntamiento de Madrid colocó, en la calle de San Pedro Mártir 5, cuatro murales de cerámica que retratan obras suyas en su etapa temprana.

Salas y teatros

Aunque el barrio es pequeño, es un lugar de encuentro y de creación para las artes escénicas al tener 15 escenarios con mil butacas disponibles para todo aquel que quiera disfrutar de una buena función. La cartelera es amplia, nutrida y encaja para distintos gustos, así que si te gusta el teatro, este es tu lugar.

 

El último vestigio de la República

A la fuente de Cabestreros se le ha denominado “el último reducto monumental de la II República” en Madrid.  Sobrevivió a la eliminación sistemática de símbolos republicanos realizada por el franquismo y ha sobrevivido bombardeos de la guerra civil y, en general, al paso del tiempo, según cuenta la La Federación Estatal de Foros por la Memoria (FEFFM), una organización que busca recuperar la memoria histórica de los que lucharon contra la dictadura.

La fuente, que originalmente suministraba agua de manantial, está situada en la esquina de la calle Mesón de Paredes y la calle de Cabestreros.

La taberna más antigua de la ciudad

En el número 13 de la calle del Mesón de Paredes se encuentra la taberna más antigua de Madrid, hasta hoy sin reformar. La taberna de Antonio Sánchez, fundada en 1786, ha sido lugar de desfile de múltiples personajes de la historia de Madrid.

“En este tradicional y encantador local tomaron sus vinos y tenían sus tertulias toreros como Cara Ancha, Vicente Pastor o Belmonte; pintores como Zuloaga o Sorolla; los escritores Valle Inclán, Díaz Cañabate o Gloria Fuertes; muchos políticos (el duque de Windsor y el Mariscal Pétain entre ellos) y artistas como Camarón o Sabina. Almodóvar y el bailarín Joaquín Cortés rodaron alguna escena en esta taberna”, explica la reseña del libro “Historia de la taberna más antigua de Madrid”, que cuenta su historia.

La Iglesia Patólica de Leo Bassi

En ningún otro lugar encontrarás como sujeto de culto a un pato de goma amarillo, al cual se le considera “redentor”. La Iglesia Patólica, fundada por el comediante Leo Bassi,  tiene su templo en Lavapiés. Inaugurada el 28 de diciembre de 2012, día de los Santos Inocentes,  es un lugar en el que se celebran regularmente misas y acontecimientos como bodas y bautizos; por supuesto, todo bajo su propia liturgia.

“Lo más singular es que lo que empieza como una travesura original y divertida se ha convertido en algo que transciende la sátira, poniendo en evidencia las contradicciones siempre más grandes entre la narrativa oficial de nuestra sociedad y los valores que la gente vive”, explica sobre este proyecto un texto de la red de teatros de Lavapiés al respecto.

¿Quieres pasear y conocer en profundidad este fascinante barrio? ¡Acompáñanos al tour Lavapiés Multicultural! Acompáñanos al tour Lavapiés Multicultural